Migravit

Ordenanza funerales Bilbao

«En 1479 (6 de abril), reunidos en el coro de Santiago el Cabildo de esta iglesia, el de San Antón y el Concejo de la Villa, acordaron ordenanzas de unión y conformidad para el régimen de los moradores y clero en los servicios religiosos. Por ellas se prohibían los lloros en las iglesias (pena de cien mrs) y los extremos de dolor en los funerales (alaridos, mesaduras y aun desuellos, lo qual es de muy mal exemplo, pena de doscientos mrs) y se disponía que en los mortuorios, porque acostumbran a hacer muy grandes antorchas de cera, solo que coloquen dos cirios de cuatro libras y uno de cinco, en el aniversario de cuatro libras* (pena de mil mrs), no se prolongue el cabo de año a más de una semana (pena de doscientos mrs), ni en él se consienta otro acompañamiento que el de seis hombres y seis mujeres, pues era excesiva la concurrencia por honra y pompa mundana, se anatematizan las pendencias y alborotos dentro del templo…»

*Ochoa de Bilbao la Vieja colocó túmulo en San Antón con 30 o 40 achas y 30 candelones y candelillas en los funerales de su cuñado Tristán de Leguizamon (1594) y se originó el subsiguiente pleito. Las leyes del reino de Castilla permitían en el novenario hasta 12 achas.

 

EXTRAÍDO DE: Guard Larrauri, Teófilo, Historia de la noble villa de Bilbao. (1300-1600), Bilbao, 1905, tomo I, pp. 425-426. Digitalizado.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort
istanbul escortsistanbul escortsistanbul escortsistanbul escortsistanbul escorts
istanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escortistanbul escort